entrevista Presidente Euroval

Presentamos la entrevista a nuestro presidente José Vázquez Seijo, publicada en la revista Observatorio Inmobiliario y de la Construcción.

OBSERVATORIO INMOBILIARIO: Parece que 2016 podría cerrar con un volumen de inversión inmobiliaria similar o quizá algo inferior al del año anterior. ¿A qué cree que se ha debido? ¿Cuál es su percepción al respecto?
JOSÉ VÁZQUEZ SEIJO: Si el año cierra con 8.000 millones en inversiones, efectivamente será una cifra inferior en un 15% respecto a 2015. No tiene por qué ser así, porque algunas operaciones se cierran en los últimos meses del año. Siempre hay inversiones de volúmenes considerables, por lo que el que se hagan en un año u otro puede alterar la estadística. Por ejemplo, si entran o no en 2016 la operación de las oficinas de Gas Natural en Madrid, una cartera de activos logísticos de El Corte Inglés, y la del edificio de la Plaza de España, o se dejan para 2017.

¿Cree que el inmobiliario español seguirá estando en el foco de los inversores internacionales, especialmente tras despejar la incertidumbre política que hemos arrastrado casi un año?
Mientras se hagan operaciones de manera continuada es señal de que hay interés por la actividad comercial, hotelera y, en menor medida, de la vivienda en España; pero no deberíamos pensar en la inversión inmobiliaria como una actividad creciente. Sólo si de manera persistente se viera una caída hacia niveles muy bajos sería una señal de que algo va mal en la economía y en el sector, y por lo tanto preocupante. Si se pregunta a los inversores por las incertidumbres cada vez dirán una cosa diferente: tipos de interés, Brexit, tipos de cambio, evolución del precio de los activos inmobiliarios, oportunidades o no en estos activos, cambios en la demanda etc. La incertidumbre política es algo con lo que tenemos que aprender a convivir.

En estos últimos años, tanto fondos internacionales (con diferentes estrategias) como SOCIMI y la Sareb, han sido los grandes protagonistas de la reactivación inmobiliaria en España, junto con destacas operaciones puntuales protagonizadas por grandes inversores nacionales. ¿Cree que éstos seguirán siendo los actores principales del mercado el próximo año, o se sumarán otros?
Se ha definido a los nuevos agentes del mercado inmobiliario español como “profesionales y discretos”, frente a otros que no lo fueron tanto. No hemos contabilizado entre las inversiones la compra de Testa por Merlin y la fusión con Metrovacesa, que es sin duda la operación más destacada del año. El vínculo entre fondos y Socimis es muy fuerte, y ahí veremos la evolución más interesante de la inversión, con cruces de participaciones entre inmobiliarias bancarias o no, Socimis y fondos; no sería de extrañar que en algún momento planes de pensiones entraran buscando rentabilidades que no tendrían por qué ser superiores al 4%. Los inversores extranjeros se diversificarán y entrarán nuevos, como los alemanes donde hay un excedente de ahorro sin expectativas de rentabilidad.

¿Cuáles son, a su juicio, las principales tendencias que se aprecian entre los inversores y en qué medida incidirán en el funcionamiento y orientación del mercado inmobiliario español en cuanto a oferta, demanda, segmentos más activos, etc.?
Aunque SAREB continúa, poco a poco, deshaciéndose de su cartera, y este año ha vendido ya cerca de 9.000 inmuebles por casi 2.300 millones de euros, queda todavía una importante cartera en stock. No tienen mucho sentido operaciones de compraventa que supongan sólo un cambio en la propiedad de los activos, sin añadir a los mismos algún valor; en este sentido se escuchan ya desde hace tiempo comentarios sobre cómo los activos de calidad son muy escasos y dudosamente rentables. Otra cosa es la promoción de vivienda muy exactamente ajustada a demanda, la rehabilitación, fórmulas de leasing y alquiler. Por otra parte, no hay que perder nunca de vista que las inversiones se concentran geográficamente.

La racionalización del patrimonio inmobiliario de las Administraciones Públicas ha iniciado un tímido camino ¿Piensa que este proceso se irá abriendo paso en el futuro?
Si un gobierno con mayoría absoluta no ha dado un paso importante en este sentido, es dudoso que en las actuales circunstancias se vaya a hacer algo diferente a lo que se ha dado en estos últimos cinco años, ya sea en la Administración central o en las autonómicas.

Ahora, en clave interna ¿Cómo ha sido este año que termina para su compañía? ¿Qué hitos principales han marcado su actividad?
En Euroval continuamos creciendo y nuestro objetivo principal consiste en adecuar y consolidar nuestra estructura organizativa a un nuevo marco de trabajo con nuevas finalidades y requerimientos, apoyados por un equipo humano muy implicado con un soporte tecnológico avanzado. Cerraremos previsiblemente este ejercicio con incrementos del 40% tanto en ventas como en número de informes.

¿Cómo afrontan, desde el punto de vista estratégico y de organización los retos a los que se enfrenta el sector en los próximos años?
Los retos del sector y de nuestra sociedad son, por una parte, tecnológicos, y en este sentido hemos invertido en desarrollos que nos sitúan actualmente –según criterio de nuestros clientes- entre las sociedades de tasación más avanzadas en España, tanto en tasaciones tradicionales como, sobre todo, en valoraciones masivas. Por otra parte, no descartamos operaciones corporativas para consolidar nuestra posición actual. Otro reto para el sector es seguir en el desarrollo de buenas prácticas, dentro de la tendencia actual a hacer del gobierno corporativo el centro de la atención de las entidades reguladas.

José Vázquez Seijo
Presidente Ejecutivo

oi-jvs