Grandes diferencias entre las provincias en el movimiento hotelero en Andalucía

Euroval publica en su Observatorio mensual sobre Andalucía un análisis del movimiento hotelero en 2014, en el que destacan tres ideas. La primera, que el turismo nacional sigue siendo muy importante, y por tanto el sector depende de la evolución de la demanda interna. Segundo, hay una gran disparidad entre provincias, tanto en crecimiento como en si este se debe a nacionales o a extranjeros. Tercero, el empleo crece sólo un 2,7%, dos puntos porcentuales menos que la actividad del sector, lo que plantea llevar a cabo políticas públicas y de empresa para aumentar la ocupación. En el año analizado se dieron en Andalucía 22.804.000 pernoctaciones de españoles y 22.209.000 de extranjeros, con un crecimiento del 4,8% de los primeros y del 4,3% de los segundos.

Las últimas estadísticas sobre movimiento hotelero en Andalucía nos permiten ya, con cierta fiabilidad, pues se trata de una encuesta, ver cómo ha ido el año 2014 en relación a 2013. La Consejería de Turismo publica información mensual y va acumulándola, de manera que nos referiremos a los doce meses del año 2014, comparándolos con el anterior, también completo.

En este año se alojaron en hoteles de Andalucía más de 15,5 millones de personas, con 45 millones de pernoctaciones; destaca la provincia de Málaga, que recibe el 30% de estos turistas y supone el 40% de las pernoctaciones. Se dividen en 8,9 millones de españoles y 6,6 extranjeros; los primeros tienen una estancia media inferior a los segundos, en 0,8 días, lo cual no se altera prácticamente en este año. El aumento en 2014 de las pernoctaciones en un 4,5% se debe, pues, al aumento de viajeros, más que a factores que favorezcan que los visitantes permanezcan más tiempo entre nosotros.

El 22% de las pernoctaciones de España se hacen en Andalucía, siendo aquí mucho más importante el turismo nacional que el extranjero; aunque sólo sean un par de décimas, esta cuota ha subido en 2014. El empleo ha aumentado en 2014 un 2,72% respecto a 2013, un par de puntos porcentuales por debajo de las pernoctaciones, de manera que se crea menos empleo de lo crece el sector. Como dato significativo, la ocupación media hotelera es el del 49%, porque muchos hoteles permanecen cerrados durante el invierno. Las plazas hoteleras están en 245.000, con una subida del 0,3% respecto al año anterior.

Las diferencias entre provincias son muy apreciables, y no hay una correspondencia entre viajeros alojados y pernoctaciones. Almería tiene un fuerte crecimiento en los viajeros alojados, pero el crecimiento de las pernoctaciones es inferior a la media; Cádiz está en negativo, destacando la fuerte caída de extranjeros; y Huelva presenta también tasas negativas. Jaén crece poco, por debajo de la media. El crecimiento más fuerte, en alojados y pernoctaciones, se da en Sevilla, gracias al turismo nacional; y también en Córdoba, pero aquí debido a los visitantes extranjeros, que crecen nada menos que un 15%. También el fuerte crecimiento del turismo extranjero sitúa a Granada por encima de la media andaluza. Málaga crece ligeramente por encima de la media, pero más por los visitantes nacionales que los extranjeros.

Para estos meses de enero a marzo de 2015, en comparación con los mismos de 2014, se prevé un crecimiento en Andalucía del 10% en pernoctaciones, aunque esto no tiene que reflejarse en el crecimiento total del año. Destacan, por este orden, de más a menos, Sevilla, Málaga y Cádiz, Córdoba y Granada, Jaén, Almería y Huelva, estas dos casi sin crecimiento previsto.

Estos datos plantean alguna duda, sobre todo por las discrepancias entre alojados y pernoctaciones, pero suponiendo que son consistentes, podemos sacar al menos cinco ideas. Primera, el turismo nacional sigue siendo el más importante, y depende de la evolución de la economía española; segunda, hay una gran disparidad entre provincias, lo que obliga a seguir una política diferenciada y a buscar complementariedades entre las mismas y dentro de ellas. En tercer lugar, el crecimiento de las pernoctaciones no se corresponde con el del empleo, al estar el sector ajustando sus balances tras la crisis; un cuarto punto es que queda trabajo por hacer para aumentar la ocupación y mantener abiertos los hoteles. Y, por último, gestionar esta información tan compleja, para optimizar las decisiones de política, exige disponer de técnicas complejas que permitan cruzar estas bases de datos de hoteles, con otras de entorno económico y de procedencia de los visitantes.

Observatorio Marzo 2015
Observatorio Marzo 2015
Observatorio marzo 2015.pdf
72.9 KiB
157 Downloads
Details