Movimiento hotelero en Andalucía y recuperación de los precios

El Instituto de Análisis Inmobiliario de Euroval, ha publicado el Observatorio Inmobiliario sobre Andalucía, en los periódicos del Grupo Joly, correspondiente a septiembre. En él se analiza el movimiento hotelero y la recuperación de precios en Andalucía.

Aunque prácticamente sólo se mira el número de turistas que vienen, lo realmente importante es la rentabilidad de los negocios relacionados con los mismos, que pasa por una recuperación de los precios de venta y un aumento de márgenes de negocio. En el caso del sector hotelero, hasta julio de este año los viajeros alojados en hoteles de Andalucía han subido, con respecto al mismo periodo del año anterior, un 4,9% los españoles, y un 9,3%, los extranjeros. En el total de España estos crecimientos son del 6,7% y 5,7%; este fuerte incremento general es debido a la permanente depreciación del euro, los bajísimos precios del petróleo y costes del transporte, y la generalización de conflictos a países que pueden ser nuestra competencia; a esto se une la capacidad de absorción que tiene Andalucía, por la red hotelera, de comunicaciones e infraestructuras y servicios, construida a lo largo de décadas. Es importantísimo que también hayan subido las pernoctaciones, tanto de españoles como de extranjeros.

Si vemos la distribución por provincias encontramos, como ocurre con casi cualquier magnitud en un territorio tan diverso como Andalucía, diferencias notables. Los españoles alojados en hoteles crecen principalmente en Almería, Cádiz, Sevilla y Jaén, mucho menos en Málaga y Córdoba, prácticamente nada en Granada, y están en negativo en Huelva. Sin embargo, los extranjeros crecen fuertemente en Huelva y Granada, así como en Cádiz y Sevilla, y menos en Almería, Málaga y Jaén; y están prácticamente en un crecimiento cero en Córdoba. Estos crecimientos hay que verlos en relación a lo que cada provincia supone del total, pues sólo Málaga tiene el 30% de todos los alojados en Andalucía y casi el 40% de las pernoctaciones. En conjunto, las pernoctaciones suben un 5,1% las de españoles y un 7,9% de extranjeros, y también se reparten de manera desigual los crecimientos de unos y de otros. En general, destacan los elevados incrementos de pernoctaciones de extranjeros.

En el gráfico vemos la evolución del índice de precios hoteleros, que recoge la evolución del conjunto de precios aplicados en los hoteles por distintos servicios. Hasta 2011 el índice había evolucionado en Andalucía por encima de la media española, pero a partir de ese momento el índice en España se estabiliza y crece muy ligeramente, mientras que en Andalucía cae, hasta que se recupera en 2014 y en este año. Hay dos momentos claves; uno en 2008 cuando ambos índices son 100, después de haber caído los precios en Andalucía más que la media nacional, y 2011, en que se encuentran de nuevo en 92 puntos. En la actualidad el índice está en 92,2 en Andalucía y 94,7 en España; estamos a los niveles de 2010, y aún no llegamos a los de antes de la crisis.

Aunque se trata de una aproximación algo burda a la economía del sector hotelero, refleja el hecho de que las empresas del sector se encuentran todavía recuperando sus balances resentidos por una larga crisis y un proceso de caída de precios. Por otra parte, el aumento de la ocupación hotelera es la variable que al multiplicarse por los precios, permite esta recuperación empresarial. El grado de ocupación media aumenta en Andalucía en estos siete meses un 6,6% respecto al mismo período del año anterior, aunque también con diferencias territoriales, que van desde el 10,4% que aumenta en Jaén, al 1,9% en Almería. Una variable de la que siempre estamos pendientes es el empleo, que aumenta a medida que las empresas van mejorando. En término medio aumenta un 4,3%, aunque depende mucho del tipo de negocio al que se orienta cada provincia, lo que explica las diferencias que vemos en la tabla.

En suma, vemos un aumento significativo del número de viajeros alojados en hoteles, así como las pernoctaciones, y esto tanto de españoles como de extranjeros, principalmente estos últimos. La subida del índice de precios de hoteles, aunque todavía no llega a los niveles anteriores a la crisis, ayuda, junto con el aumento de la ocupación de los hoteles, al saneamiento de los balances de las empresas hoteleras. Lo anterior se corresponde con un aumento apreciable de empleo en el sector.

Todo ello da forma al marco adecuado para la inversión, la modernización de las instalaciones, profesionalización en todos los niveles de la gestión y el servicio, y la consolidación de un sector hotelero de calidad, que pueda en el futuro obtener buenos resultados sin necesidad de un fuerte crecimiento continuo de visitantes extranjeros.

Observatorio-septiembre-2015-escaneo
Observatorio-septiembre-2015-escaneo
Observatorio-septiembre-2015-escaneo.pdf
4.0 MiB
149 Downloads
Details